jueves, 4 de diciembre de 2008

Buenas prácticas en educación por competencias



Acabo de terminar la presentación de esta ponencia que he expuesto en dos sesiones iguales en diferentes sitios dentro de un brevísimo curso sobre enseñanza de las competencias básicas que culminaba esta semana. Podría resumirla aún más diciendo que dentro de las clases que ya impartimos -y a las que no debemos renunciar- tenemos que ir abriéndonos a otras formas de dar clase. La idea principal es la siguiente: provee al alumnado de la mayor cantidad y calidad de experiencias posibles. Y a la vez: haz que tú como profesor, vivas la mayor cantidad y calidad de experiencias posibles con tu alumnado. ¡Sería fantástico conseguirlo y es posible intentarlo! Esto es lo que me digo a mí mismo y sería lo que diría a los demás (de haberme acordado, porque no lo he dicho).
No creo que necesiten mucha más explicación a pesar de que después de dos horas seguidas sin parar de hablar aún hay asuntos que me hubiera gustado precisar. Debe ser que no aprendo porque la verdad es que me encuentro tremendamente cansado, sin embargo, no me resisto a dejarla aquí y a salir corriendo a cenar a la calle, me gusta el aire fresco que estos días corre por Córdoba y siento que lo necesito.¡Qué hambre!

1 comentario:

Antonio dijo...

Hoy mismo hemos empezado en un grupo de 2º ESO nefasto una tarea de buscar villancicos en la red para preparar unas tarjetas navideñas y, si puede ser, una grabación colectiva. El cambio de la terapia "copiar lo de la pizarra" a "vamos a trabajar juntos en esto" es siempre sorprendente. Lástima que no siempre se corresponde con lo que exige el currículo.
Me guardo la presentación.